ePrivacy and GPDR Cookie Consent by Cookie Consent
Medicina Familiar a domicilio
Ayudando a personas de edad avanzada en su propia casa
Mitos y creencias actuales en Medicina
Escrito por José Mª Morón el 4 de Marzo de 2021
Es frecuente que a lo largo de nuestra vida nos encontremos con una serie de falsas creencias o mitos que no se acercan a la realidad. En medicina, como en cualquier otro campo, también las tenemos. 
¿Centros médicos abiertos o cerrados?
Cada vez escucho con más frecuencia que los médicos no ven a sus pacientes o que los centros médicos están cerrados. 

Nada más lejos de la realidad. 

Es cierto que llevamos un año complicado. También lo es que hemos estado filtrando qué pacientes necesitan verse y quiénes no. Esto habrá llevado a algunas situaciones no deseadas, pero siempre ha primado la seguridad tanto para los pacientes como para los que trabajamos en sanidad.

A nivel general, es verdad que hemos instaurado en los centros de atención primaria ciertos filtros para valorar a los pacientes. Hasta hace un año eso era impensable porque todo aquel que lo deseaba podía acudir al centro médico. 

Quizás no todo el mundo necesitaba venir.

Ahora hablamos por teléfono inicialmente, valoramos cuál es el problema y si lo consideramos necesario ofrecemos una cita presencial para ver al paciente. Puede que haya que mejorar cómo lo hacemos, pero necesitamos tiempo para cambiar un modelo que precisaba revisarse.

Es también cierto que hemos estado abiertos y atendiendo de forma presencial todo el tiempo. A diario, en mi centro, acuden personas que precisan ser atendidas y se les atiende.

Pero además hemos salido a los domicilios. Aquí hace falta reconocer el esfuerzo que han realizado, tanto médicos de familia como personal de enfermería, para continuar visitando a sus pacientes.

Desde una visión más personal, hemos estado atendiendo de forma presencial tanto en el centro como en los domicilios durante todo este año. En algunas ocasiones, hemos llamado por teléfono antes de visitar a un paciente para saber qué es lo que ocurría. Eso nos permitía decidir si la visita la hacíamos con protecciones o sin ellas, además de las ya habituales mascarillas.

Seguros privados y atención a domicilio
En los últimos años, he comenzado a trabajar de forma privada realizando avisos a domicilios para compañías de seguros y mutualidades.

Algo que me ha llamado la atención desde el principio es la queja de muchos pacientes respecto a una falta de médicos para atender en sus domicilios.

Ellos entienden que están cubiertos por su seguro y es cierto que cuando llaman para solicitar un médico, tras contactar con la compañía, ésta puede enviar un médico.

A veces si es algo puntual o agudo, y que puede resolverse en una sola visita, no hay mayor complicación y el servicio cumple sus expectativas.

Sin embargo, pacientes que requieren un seguimiento o que ellos entienden que alguien debe visitarles encuentran más problemas.

Las demandas de los pacientes son de lo más variada.

La falta de contacto directo con un médico concreto es una de ellas. Al solicitar la visita, llaman por teléfono y hablan con un médico que se encuentra en alguna parte de España. Si éste decide que el paciente debe ser visto, envía a otro médico. Al llegar al domicilio probablemente tiene que contar lo que ocurre de nuevo y en ocasiones puede causar cierto malestar.

También piensan que el médico que viene va a realizar el seguimiento, pero realmente éste está autorizado tan sólo a esa visita. Si el paciente precisa ser visto de nuevo, debe llamar otra vez para autorizar la visita. En ese caso puede que vaya otro médico. Y vuelta a empezar.

Elección del médico

Otro tema controvertido es la creencia que los pacientes pueden elegir el médico que deseen.

En algunos casos, algunos pacientes me comentan que les gustaría que les siguiera en el tiempo, a raíz de una visita que realizo con carácter urgente.

Ahí entra en juego otra situación que es la clave médica. Ésta es necesaria para poder atender a los pacientes de una determinada compañía.

Puede ocurrir que tenga dicha clave para realizar avisos urgentes, pero carezca de la misma para realizar seguimiento de pacientes a largo plazo y no urgentes.

Esto puede ser frustrante para los pacientes, pero también lo es para el médico que los atiende.

Solución

Al final todas estas situaciones generan unas expectativas que por uno u otro motivo afectan a la relación entre el médico y su paciente.

Por ello, he decidido comenzar con algo distinto a lo que vengo realizando.

Se trata de dar esa asistencia a domicilio que algunos pacientes requieren. Intento facilitar el contacto personal siendo más accesible. Los pacientes pueden ponerse en contacto directamente conmigo, ya que cuentan con mi teléfono, correo electrónico e incluso podemos realizar videollamadas.

No hay intermediarios ni trámites administrativos que impidan la atención médica, que al final es lo que importa.

Siempre será el mismo médico que atiende a los pacientes. Obviamente, si aprecian que no es lo que esperaban, se finaliza la relación sin ninguna obligación.

Si conoces a alguien que pudiera estar interesado en conocer en detalle como trabajo , por favor haz clic en el enlace que encontrarás al final de este texto. Verás un vídeo sobre lo que hago  y podrás reservar una cita donde hablaremos a fondo de mi programa de medicina familiar a domicilio .

Os espero.

José Mª Morón Franco


Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Dedicado a la atención de personas de edad avanzada en su propio domicilio. 
FB Comments Will Be Here (placeholder)