ePrivacy and GPDR Cookie Consent by Cookie Consent
Medicina Familiar a domicilio
Ayudando a personas de edad avanzada en su propia casa
Más información sobre mí
Durante el último año en la Facultad de Medicina de Sevilla, pasé un mes en un centro de salud para conocer la Atención Primaria. Esa pequeña rotación fue determinante para elegir qué me gustaría hacer.

Aún no sabía si me dedicaría a la Medicina Familiar o a la Pediatría pero tenía claro que mi lugar estaba fuera del hospital y cercano al paciente. 
Una vez conseguí mi plaza como médico residente en Medicina Familiar y Comunitaria en el Hospital Universitario Virgen del Rocío, y antes de la incorporación a dicha plaza, tuve la oportunidad de llevar a cabo mi primera experiencia profesional en una pequeña empresa privada en Huelva. 

Ahí fue mi primer contacto con los avisos a domicilio y creo que ese tipo de experiencias me marcaron para el resto de mi vida profesional.
Inicios como Médico de Familia
Tras completar la residencia en 2003, decidí dar un giro a mi carrera. Junto a mi familia nos marchamos a Inglaterra. 

Allí desarrollé mi labor como médico de familia en Wakefield, West Yorkshire, durante 5 años completando mi formación como médico de familia, mejorando mis habilidades con el inglés y llevando a cabo una experiencia personal y familiar inolvidable.

A lo largo de esos 5 años pude disfrutar de los beneficios de seguir en el tiempo a un grupo de pacientes que me identificaron como su referente, tanto en el centro de salud como en el domicilio, sirviéndoles de apoyo cuando algún problema de salud surgía. 

Así mismo, fue muy interesante la forma de trabajar con los diferentes especialistas hospitalarios, con los que manteníamos una relación de bidireccionalidad para mayor beneficio de los pacientes.



Otras experiencias 
Durante mi estancia en el Reino Unido, conseguí obtener una plaza en el Servicio Andaluz de Salud y eso impulsó mi regreso a España. 

Tras dos años en los que trabajé en distintos centros de salud, al fin en 2010, me incorporé a mi plaza en Mairena del Aljarafe, donde aún continúo.

Pero no he pasado todo el tiempo allí. En 2012 recibí una propuesta para trabajar de nuevo fuera de España. En esta ocasión en Melbourne , Australia. Tras un largo período de trámites, en 2014, nos mudamos “down under” para trabajar con una empresa que daba exclusivamente atención domiciliaria.

Fue otra gran oportunidad para desarrollarme profesionalmente y crecer en lo personal también. Desde el punto de vista familiar se trató de una experiencia irrepetible.

Vuelta a España
Vuelta a España en 2016 y ahí comencé a plantearme otros caminos en mi actividad profesional. 

Surgió la posibilidad de asumir un pequeño rol como coordinador de los residentes de Medicina Familiar y Comunitaria de la zona Aljarafe en Sevilla. Eso me sirvió para retomar el contacto con la docencia y ayudar a otras personas en su proceso de convertirse en médicos de familia. Fueron dos años de gran trabajo, pero que me reportaba una gran satisfacción.

Pude retomar contactos con antiguos compañeros, estar en contacto con promociones más jóvenes que te hacen estar actualizado, disfruté coordinando la formación de los residentes e incluso desarrollé algunas habilidades para comenzar un blog dirigido a nuestros residentes.

Actividad reciente

A finales del 2018 concluí mi labor como coordinador y poco después me surgió la oportunidad, por tercera vez en mi carrera profesional, de volver a la atención domiciliaria. En este caso, se trataba de realizar avisos para compañías privadas en Sevilla y su provincia.

Aquí de nuevo he tenido la oportunidad de trabajar más cerca del paciente, llegar a su casa y poder ayudar en lo posible a mejorar su salud. Estos dos años me han servido para valorar la situación actual de muchos pacientes en su domicilio y, en un número elevado de ellos, he visto un patrón que se repite. 

Actualmente, existe un déficit de la atención a domicilio de pacientes que, por diferentes situaciones, no pueden desplazarse a un centro médico. Esto ocurre de manera más acentuada en personas de edad avanzada.

Es cierto que la atención puntual de una situación de urgencias está razonablemente bien cubierta, pero la atención continuada en el tiempo (lo que en Medicina de Familia se conoce como longitudinalidad) es algo más complicado de resolver.

¿Y ahora qué?

Por ese motivo me he lanzado a este nuevo proyecto.

Me encantaría poder ayudar a esas personas de edad avanzada que encuentran dificultades para acudir a su centro médico.

Ofrezco la posibilidad de trabajar, junto a ellas y sus familiares, con el objeto de acompañarles durante esta etapa de la vida donde la necesidad de una atención médica aumenta y no siempre está disponible.

¿Quieres conocer más detalles sobre mi programa de Medicina Familiar a domicilio ?